Historia

Bajo la iniciativa del Ing. José Luis Álvarez Burbano, con diez prestigiosos empresarios y profesionales de Quito conformaron el Club. Su primer Estatuto, con apenas 27 artículos, fue aprobado por el Ministerio de Educación mediante Acuerdo 4520, publicado en el R.O. 170 de 24 de octubre de l.972. Esta fecha habría sido la de conmemoración de aniversarios pero, en su lugar, se escogió la de entrega de obras y servicios realizada, en ceremonia solemne, por la compañía promotora del proyecto PROMOCIONES SOCIALES PROSA S.A., en agosto 1ro. de l.981, al Directorio del Club presidido por el Dr. Fausto Abad Zúñiga, quien en su discurso manifestó: “La idea constituía tan solo un delirio quijotesco para muchos y una descabellada ilusión para los más; sin embargo, la firme decisión y la serena entereza de sus mentalizadores, propulsores y ejecutores, convirtió esa fe y esa esperanza en una gratísima realidad, de la que todos disfrutamos ahora con singular júbilo y beneplácito”.

castillo1

El Club tendría 5.000 socios. Se debía cambiar el tradicional esquema de clubes existentes, citadinos, no solo para lo deportivo      sino por uno que atienda las necesidades de todos y cada uno de los miembros de la familia, en un ambiente campestre, del   retorno al contacto con la naturaleza.

Sería un Club grande destinado a un sector poblacional desatendido, conformado por profesionales, por el nuevo industrial y comerciante, por elementos progresistas, sector que había alcanzado un buen nivel cultural pero que no tenía asidero en los clubes existentes.

Quito experimentó un crecimiento vertiginoso, con insuficientes espacios verdes, una seria contaminación de ruido y smog, congestión vehicular, desarrollo de grandes condominios en propiedad horizontal, un agitado correr entre las calles, provocando la angustia de llegar pronto al trabajo y regresar extenuado a los hogares.En ese entonces, los juegos electrónicos, la televisión equipos de sonido y otros similares, ocupaban lugar preferente entre los niños y jóvenes, fraccionando la unidad familiar, ya agravada por los diferentes horarios de clases y de los trabajos. Se empezó a sentir una infancia más solitaria. Tales condiciones de vida transformaron costumbres y nexos de hogar proliferando ambientes de stress. Esto se ha agudizado con la inseparable computadora, el teléfono celular, el Ipod, el nintendo Wii, el play station y demás implementos derivados del avance tecnológico que han ido desechando y sustituyendo a otros, siendo instrumentos de distracciones individuales, que coadyuvan a conformar una sociedad menos solidaria.

Se iniciaba una gran aventura. La partida era un edificio señorial, aunque en deterioradas condiciones, cuyo precio estaba pendiente de pago en una considerable cantidad y unas 25 hectáreas de terrenos aledaños que habían sido utilizadas en ganadería. Para llegar, en aquel entonces, había que viajar por la Panamericana Sur , luego por el sinuoso, estrecho y mal empedrado camino que conducía desde Tambillo a Uyumbicho. Cerca de culminar el descenso apenas se divisaba, por entre espacios que dejaban aromáticos eucaliptos, al añoso edificio conocido como Castillo de Albornoz.

Aquel sitio parecía ocultarse y no querer cambiar de destino, de cónclaves de selectos hombres de la banca, la sociedad, la política, la alcurnia, por un lugar en el que los niños correrían descubriendo glorietas y jardines, convirtiéndose en bulliciosos actores de cuentos de hadas.

Sus infranqueables muros, que durante años habían conservado secretos y leyendas, debían romperse para integrarse a otro destino al iniciar obras en los terrenos contiguos. Cambiaría de apellido el abuelo edificio de aquel de prosapia por el aborigen. A futuro sería el Castillo de Amaguaña, acariciado por el murmullo del rio San Pedro.

Se miraba al proyecto con escepticismo y con puntos negativos a ser contrarrestados con mucho trabajo, perseverancia, dinamismo, una gestión empresarial distinta y eficiente, respaldada con el asesoramiento externo, apoyo económico, financiero y una organización internacional con amplia experiencia en el desarrollo de clubes campestres.

castillo2

 El Castillo de Amaguaña se integró a la Confederación Internacional de Clubes Campestres (CICLUC) que agrupó a desarrollos semejantes en Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Panamá, Bogotá, México.PROSA S.A. recibió 5.000 certificados- formularios en blanco- sin valor intrínseco para que los coloque en el público, bajo un sistema selectivo, asignando el valor de la cuota de ingreso, forma de pago. Esta manera de crear los recursos económicos, que eran inciertos, permitiría financiar la construcción de obras y prestación de servicios.

Los certificados de membrecía serían transferibles, transmisibles, con una cuota inicial accesible, pagadera a plazos. A medida que avanzaban las obras y se incorporaban servicios, el valor de la cuota inicial se incrementaba, estimulando a los primeros socios y motivando a que otros se adhieran al proyecto.
Como mecanismo de defensa del proyecto y afianzamiento de la continuidad de las obras y servicios, éstos fueron programados en etapas.
La primera etapa era desarrollar el edificio del castillo y los terrenos adyacentes -5 has. aproximadamente - que habrían de financiarse en base a 2.000 membresías.

 La segunda etapa era el desarrollo de cerca de 11 has. con otras 1.500 y la tercera etapa debía cumplirse con las 1.500 restantes.Se hizo necesario reagrupar edificaciones y servicios para conseguir una mejor funcionalidad y disminuir costos de mantenimiento.

Aquello planificado para la tercera etapa se reubicó en la primera y segunda etapas, dejando los terrenos de la tercera etapa como una reserva en la cual se realizaría un proyecto complementario de una hostería que se denominaría Altos del Castillo.

Entre el Club y PROSA se convino en rebajar el número de membrecías, al menos en 500 y así continuó el proyecto.

castillo5

Se anunció la restauración completa del castillo, que se construirían portones de control de ingreso y grandes parqueaderos, casa de guardián, piscinas, baños sauna, turcos, canchas deportivas de tenis, voley, indorfútbol, badminton, muchos juegos infantiles complementarios y diferentes de los tradicionales, una aldea india y un fuerte para que los niños puedan divertirse, según la moda, a chullas y bandidos, a indios y soldados, encaramándose en carretas haladas por borricos. Se dispondría de un pequeño lago con canoas, áreas para realizar pic-nics, cabañas rústicas para encuentros familiares y de amigos que motivarían preparar una deliciosa parrillada, guardería infantil, concha acústica, club hípico, pista de go-karts, gimnasio, unidad de primeros auxilios, oficinas de administración, capilla, se tendría la primera pista de patinaje sobre hielo en el país, se contaría con bar, restaurantes, todo combinado con jardinería, arborización, el verdor del campo y la naturaleza. Se cumplió con lo ofertado o con servicios sustitutivos y otros inicialmente no previstos.
En abril de l.975 se iniciaron las campañas promocionales para atraer socios registrándose a 1.786 miembros. En l.976 se inscribieron 1.000 socios y de l.977 a l.980, se incorporaron 2.177 socios más. La receptividad fue evidente.

 Por diferentes circunstancias de estos 4.963 asociados no fueron aceptados unos, otros incumplieron sus compromisos económicos, se retiraron algunos y al 31 de diciembre de l.980, el número realmente consolidado de socios llegó a 3.928, de los cuales habían cancelado la totalidad de su cuota de ingreso 2.930 socios.

También se inició la promoción para los hijos de socios que hubieran cumplido la mayoría de edad o hubiesen contraído matrimonio. Ellos sólo cancelarían el valor del 50 % de la cuota inicial. Este procedimiento se hizo extensivo para hijos menores de edad, con la ventaja de que no cubran cuotas de mantenimiento hasta cuando dejen de tener la calidad de dependientes.
El Club empezó a funcionar desde l.975 y en diciembre de l.976 recién se fijó una cuota de mantenimiento. La política llevada a cabo para esta clase de cuotas a diferencia de otros clubes, fue mantenerla en los niveles más bajos posibles, permitiendo la utilización indiscriminada de cualquiera de los servicios para los socios principales y dependientes, sin recargos adicionales, protegiendo el interés económico familiar y promoviendo así la concurrencia de todos sus miembros. Si una familia no asociada utilizaba servicios como los que el Club disponía habría requerido, mensualmente, de al menos tres veces el valor de la cuota de mantenimiento.
De la emisión de las cuotas de mantenimiento, un 60 % se recaudaba en el año de emisión, un 20 % el año siguiente, un 14 % el tercer año y un 6% se tornaba irrecuperable. De allí que se tomaron medidas de incentivos y disuasivas para mejorar la recaudación de las cuotas.
El registro permanente de costos por cada uno de los servicios permitió establecer un presupuesto detallado, comprensible, claro, que facilitaría su control y evaluación.
La administración austera fue un complemento para mantener al Club y a sus servicios en muy buenas condiciones.
La puesta en marcha de los diferentes servicios y áreas obligó a la expedición de reglamentos para su mejor aprovechamiento. Estatutos y reglamentos fueron exhibidos en distintos sectores del Club, entregados a los socios y difundidos permanentemente a través de boletines resaltando, en particular, aquellos aspectos de inobservancia, relievando la necesidad del respeto al derecho ajeno, conseguir el menor grado de conflictividad posible, a la vez que brindar un marco para disfrutar a plenitud de un día de esparcimiento y descanso.

Programas de carnetización, de presentación obligatoria de la credencial para el ingreso al Club y a sus servicios, aseguraron una disminución de visitantes ajenos a la Entidad.
La promoción de cursos permanentes y vacacionales de scoutismo, tenis, natación, indorfútbol, básquet, patinaje sobre hielo con sus espectáculos de fantasías y la realización de otros eventos tales como matrimonios, seminarios, por onomásticos, días festivos según profesiones o conmemorativos de fundación de entidades públicas o privadas, convirtieron al Club en el sitio predilecto para estas actividades.

Desde el 30 de abril de l.984 estuvo vigente el contrato de administración compartida celebrado entre el Club y PROSA para permitirle a la Junta Directiva conocer los pormenores de la administración llevada a cabo por la promotora y posteriormente asumir directamente las responsabilidades previstas en el estatuto y los reglamentos. Culminó este contrato el 31 de diciembre de l.986 iniciándose así la total autonomía administrativa del Club.

castillo4

En octubre de l984 el Club tuvo su himno cuya letra fue creada por el escritor Carlos Carrera y la música compuesta por el Profesor Segundo Jiménez y el Lic. Rubén Montalvo García.

El entusiasmo de los dieciséis Presidentes que ha tenido el Club, con iniciativas, estilos y ejecutorias distintos, les condujo a realizar el mantenimiento preventivo y correctivo de construcciones y servicios, a mejorar obras existentes, a realizar nuevas construcciones y crear otros servicios tales como: baños sauna y turcos, con su gimnasio, en un área grande; toboganes para deslizamiento hacia nuevas piscinas; reconstrucción del artesonado del salón principal y remodelación parcial arquitectónica del castillo; karaoke, caminos ecológicos y juegos didácticos, en la primera etapa. El salón de juegos, mesas de ping pong al aire libre; trencito para los niños; peluquería; canchas de básquet; restaurante y acondicionamiento de lugares para comidas rápidas; nuevas áreas de vestidores y enfermería; pista de carreras para mini-autos de competencia; incorporación de nuevas áreas de juegos infantiles, tarabitas, botes con pedales en vez de canoas en la segunda etapa. Habilitación de la tercera etapa con una cancha de fútbol, dos de básquet, dos de tenis; lago para pesca deportiva, cabañas para pernoctar; un amplio, novedoso y bien atendido SPA, con su piscina; actividades como bailoterapia, aeróbicos, eventos musicales, culturales, que han enriquecido las distracciones para los socios, sus familias e invitados.

El Club cuenta con su propia sede administrativa en Quito. Tiene la prestación de un fondo mortuorio para los asociados. En febrero de 2003 el edificio de El Castillo de Amaguaña fue incluido como bien perteneciente al Patrimonio Cultural Ecuatoriano.

sellos 
PRESIDENTES DEL CLUB

Ing. José Luis Álvarez (Presidente honorario)
Sr. Augusto Cordovez 1972-l981
Dr. Fausto Abad 1981-l983
Dr. Jaime Barberis l.983-l984
Lic. Rubén Montalvo García 1.984-l986
Ing. Hugo Parreño l.986-l988 y l.989-l990
Arq. Gustavo Arrata l988-l989
Ing. Ricardo Flor l.990-l991 y l.994- l995
Sr. Carlos Fierro l.991- l992
Lic. Antonio Negrete l.992- l.994
Prof. Carlos Carrera l.995-l.997
Ing. Francisco Ortiz 1.997- l.999
Sr. Alberto Ayala 1.999 – 2.001
Sra. Inés Gachet de Freile 2.001 - 2.003
Dr. Luis Orquera G. 2.003-2.005 y 2.005-2.007
Ing. Fabián Ortiz T. 2.007 – 2.009
Ing. Santiago Morales 2009-2013 y 2013-2016

Deportes

iconos nuevos para barraLeer más

Eventos

eventosbodasLeer más

Actividades

actividades1Leer más

@castAmaguana

Oficinas Quito: Pablo Herrera OE4-234 y Barón de Carondelet  Teléfonos: 2266-438 / 2920-323 

Sede Campestre: Antonio José de Sucre S14-54 y S14A Teléfonos: 2877-505 / 2879-006